5 tipos de clientes y cómo tratar con ellos

Cuando trabajaba por cuenta ajena, el trato con los clientes era habitual, claro está, pero muchas veces, en según qué proyectos, contaba con otra persona intermediaria que me iba filtrando información acerca de cómo avanzar.

Ahora que trabajo por cuenta propia, estoy yo sola ante el peligro, ante lo malo, y también ante lo bueno. Así que conecto de una forma más directa con todos ellos.

El agradecimiento a través de sus caras o sus mails cuando le has resuelto un problema que nadie conseguía resolverle, no tiene precio.

Pero ya sabes, hay clientes y clientes. Y para conocerlos más a fondo, y sobre todo, cómo lidiar con ellos, te presento a estos 5 tipos.

1. El regateador

Este cliente únicamente se va a guiar por el precio, el resto, como la calidad, le importa más bien poco. Busca la opción más baratita, para rascarse el bolsillo lo mínimo posible.

Es un cliente bastante tóxico, no valora todo el trabajo que hay detrás, únicamente la cifra.

Se piensa que está en el Gran Bazar de Estambul, o en el hipermercado, con sus ofertas irresistibles.

Cómo tratar con él: A veces la mejor solución para estos clientes es no perder energía y dejarlos marchar, pero si eres de las que no se rinden tan fácilmente, argumenta bien por qué tu servicio o producto es mejor, y por lo tanto más caro que el de la competencia.


5 tipos de clientes



2. El moroso

Siempre se escaquea a la hora de hacer el pago, no cumple con los plazos fijados, con lo cual, conseguir que pague costará casi más tiempo que el tiempo en desempeñar el proyecto.

Cómo tratar con él: Lo mejor es que huyas de este cliente como de la peste, pero si no lo ves venir, tendrás que perseguirlo e hincharle a llamadas y correos hasta que te pague lo que te pertenece, tal y como me ocurrió a mi.

Otra solución, dependiendo el sector, claro está, es fijar en el contrato el pago de un porcentaje por adelantado.

3. La fiel

Lo de que se vayan con otro/otra a la primera de cambio a nadie nos gusta, por eso ésta es la clienta ideal. Consume de forma regular los productos o servicios de tu negocio, haciendo a su vez de evangelizadora de tu marca recomendándola a todo su entorno.

Cómo tratar con ella: Esta clienta vale oro y no hay que dejarla escapar, así que lo equivalente a ponerle una alfombra roja a sus pies será mantener esa buena relación, con un trato diferenciado y acciones que motiven a ello.

4. El de Tolosa

O lo que es lo mismo, el que “tó lo sabe”, tiene el ego muy muy crecido, quiere imponerse y encuentra defectos en todo lo que le muestras. Vamos, una especie de Lisa Simpson, pero sin su parte adorable.

Cómo tratar con él: Sobre todo, paciencia. Hay que demostrarle tener la experiencia suficiente ya que tú conoces perfectamente el producto o servicio para guiarle hasta el final de la compra o hasta el final del proyecto.

5. La indecisa

No suele mostrar con claridad lo que está buscando, y tiene dificultades para comunicártelo. Y cuando parece que el proyecto está encarrilado, sigue fijándose en otros aspectos.

También es muy dada a hacer un mix con características de varias opciones que le hayas ofrecido, creando al final una cosa muy rara, también apodado cariñosamente en el sector como Frankenstein.

Cómo tratar con ella: Tendrás que desempeñar un trabajo, que ni el de “Equipo de investigación”, con preguntas, interrogatorio, y alguna prueba y error, para dar, por fin, en la clave.


5 tipos de clientes, la indecisa


Y ahora cuéntame, ¿cuál ha sido tu cliente más complicado? ¿Cómo trataste con él/ella?

2 comentarios en “5 tipos de clientes y cómo tratar con ellos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.