Ser freelance y madre y no morir en el intento

Trabajar desde casa con niños pequeños puede parecer un chollo para algunos y una pesadilla para otros, decirte que tiene un poco de las dos partes.

En mi caso, la llegada de la primera miniwini, fue la excusa perfecta por apostar por mi sueño, y poder tener una conciliación, poder verlas crecer, estar con ellas cuando enferman, o acudir a algún evento o actividad especial de la escuela.

Pero lo cierto es que trabajar desde casa con niños pequeños es todo un reto. Y causa mucho estrés tener que estar en “dos lugares” a la vez.

Y es que hay gente que se piensa que mientras la miniwini pinta todo concentrada en una mesita y la superminiwini se queda flipada y ojiplática en su alfombra de actividades con texturas, yo hago dibujitos,… sí, claro, permíteme una carcajada: ¡JA!

Así que, si te ganas la vida desde casa con una bella familia pululando alrededor, o estás considerándolo, ten en cuenta éstos consejos para llevar a cabo tu jornada sin enloquecer:


ser freelance y madre, y no morir en el intento


A cal y canto

Si puedes permitirte el lujo de tener una habitación de la casa únicamente como tu despacho, hazlo. Ese será tu espacio de trabajo, y podrás tener la puerta cerrada, lo cual significará que no pueden molestarte (otra cosa es lo que ellos/ellas hagan).

Evitarás distracciones continuas y podrás concentrarte en lo tuyo.

En mi caso, tengo todas las habitaciones ocupadas, así que opté por un pequeño espacio en el salón, y decirte que a veces considero lo de levantar  un muro al más puro estilo Trump…

Planifícate

Planifica muy bien tus tareas, desde el día o justo noche anterior como te comentaba en este post, y sobre todo, prioriza el trabajo a realizar. A veces surgen imprevistos, es lo que tienen los niños, que no son robotillos, y por lo menos, tendrás listo lo que sí o sí debe estar acabado para ese día.

Horario panadero u horario lechuza

No vas a exprimir mejor el tiempo que cuando la casa esté en silencio. Además sabrás que ese tiempo de tranquilidad es escaso, así que serás productiva a tope. Aquí no existe la procastinación, no puedes permitírtelo.

Tú eliges, o trabajas una vez tengas a la prole metida en la cama a la noche, aprochando las primeras horas de sueño, o escoges el horario panadero, te acuestas casi a la par que tus miniwinis y te levantas pronto, muy pronto, sí, a esas horas en las que todavía no han puesto las calles, según dicen muchos.

En mi caso, después de tarde de parque, cena, cuentos, buenas noches y sus consiguientes “Amaaa, aguaaa…” “Amaaa, leche..” “AMAAAAA, pupu aquí…” Lo que menos me apetece es ponerme a trabajar, a no ser que tenga algo super urgente, así que descarto el horario lechuza, y me uno al horario panadero o after, según se mire, y me levanto a eso de las 5.

Y por supuesto, aprovecha también las siestas de los peques, da igual lo cansada que estés, o los ojitos que te esté poniendo el sofá para tumbarte en él, con la mantita y la peli catastrófica de Antena 3 con final predecible, ese tiempo es oro, y debes aprovecharlo.


trabajar desde casa con niños pequeños



Sé flexible

La flexibilidad en el trabajo es muy importante, ya que siempre van a surgir, imprevistos, inconvenientes, enfermedades de los peques, por lo que tienes que saber adaptarte a estas circunstancias y ser capaz de encontrar el mejor momento para cada tarea, porque no todas las tareas requieren de la misma concentración, ¿verdad?

El tiempo de trabajo con tus hijos, más que tiempo de trabajo, tómatelo como tiempo extra, para ello, puedes poner una mesa cerca tuyo y despertar su creatividad con actividades como pintar, moldear plastilina, o alguna app de la tablet.

Esto te va a dar un tiempo extra de 25 minutos, 40 como máximo (y siendo muuuuy optimista), no más, para que acabes aquello que tienes a punto de finiquitar o para mandar ese mail, o contestar a esa pregunta, después se acabó.

Y es que antes de que le hayas dado a “Enviar”, tu miniwini ya habrá mezclado todos los colores de la plastilina en una gran bola y ya no tendrá atractivo para él o ella, y requerirá de nuevo de tu atención, palabrita de madre.

Por lo tanto tienes que saber cuáles son tus tareas productivas y cuáles no para organizártelas dependiendo tu grado de concentración que tengas o te permitan en ese momento.

Adelanta trabajo siempre que puedas

Hay días en los que parece que todo va más rodado, no desperdicies esos días procastinando, con el “guasa” o las redes sociales en el campo no profesional, aprovecha para adelantar trabajo todo lo que puedas, que sabes que son oportunidades que escasean, como los días que se duermen a la primera sin rechistar.

Ten un plan B

En el mundo freelance, muchas veces cuentas con picos de trabajo a los que hacer frente, y que son difíciles de gestionar, por mucha planificación que lleves; por eso es bueno tener el teléfono de una canguro o en su defecto de una super abuela por ejemplo, que pueda llevarse a los monstruitos angelitos hiperactivos y concederte un poco más de tiempo para cumplir con tus obligaciones.

Como ves, trabajar desde casa es una tarea muy desafiante, pero también es muy gratificante, y yo a día de hoy no lo cambio por nada.

Y tú, ¿también realizas teletrabajo con tus hijos? ¿Qué te funciona para ser freelance y madre y no morir en el intento?

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

3 comentarios en “Ser freelance y madre y no morir en el intento

  1. Elena

    Eres una crack Agur, y una trabajadora nata.La verdad es que desde fuera parece complicado compaginarlo todo y ahora al leerte más todavía,jeje. Pero está claro que te organizas super bien, y prueba de ellos son tus miniwinis atendidas maravillosamente con su mami siempre dispuesta cuando lo necesitan y , a la vez, siempre al pie del cañón con el curro y deleitándonos cada martes con este fantástico blog, así que ENHORABUENA!!!! Y a seguir con esa alegría e ilusión que le pones. Besitos guapa!!!

    1. ¡Elena guapa, gracias por tus palabras! Me has sacado los colores. Como he dicho en el post, hay días que sería feliz yéndome a un sitio a trabajar, apagar mi interruptor madre, y focalizarme sólo y únicamente en el trabajo, pero bueno, nadie dijo que fuera fácil, y la recompensa lo merece.
      Gracias por estar siempre ahí, un beso.

  2. Pingback: 5 trucos para volver al trabajo feliz - saludos al pollo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *