Qué regalar y no regalar a un recién nacido

Hoy en día es dar a luz, y te colman de regalos, algunos para ti, como bombones, o pastas que devoras con ansias en el hospital entre toma y toma y alguna que otra compartes con el padre de la criatura.

También plantas y flores que ves como se van quedando chuchurrías en el mismo hospital, por el calorazo que allí suele hacer, pero sobre todo, te inundan con los regalos para tu miniwini.

Y como siempre, unos acertados y que te ilusionan, y otros que sacan a relucir esa sonrisa forzada, que es la misma cara que pones al sentarte después de parir.

Y aunque todo el mundo hace un regalo con la mejor de sus intenciones, no siempre se puede dar en el clavo.

Aquí te doy unas pistas de qué sí, y qué no regalar a un recién nacido:

SÍ – Jirafa Sophie

Juro que la Sophie ésta no me paga, ojalá, pero no, es al revés, he pagado yo dos veces por ella, porque a Sophie 1 la perdimos, y aunque rastreamos el trayecto del paseo como si de un sabueso se tratara, no quedó otra que agenciarse otro mordedor cuqui de éstos, pero era el preferido de la miniwini, así que son 19 euros bien invertidos.

Sophie es toda una tradición en Francia, su país de origen. Años atrás en el país galo, se vendieron practicamente las mismas jirafas que niños nacieron ese mismo año, ¿por algo será, no?

NO – Ropa al tún tún

Cuando te regalan ropa polar de 6 meses en enero, que está muy bien, porque la mayoría te llena de ropa chiquitina de recién nacido, pero por favor, que la gente haga cálculos, porque si cuando el bebé tenga seis meses para usarla estamos en pleno verano, solo la podrá estrenar con un ventilador delante.

regalo recién nacido ropa

SÍ – Sesión fotográfica

Éste fue un regalo que yo recibí por parte de mis amigas, y aunque a priori me acordé un poco de su familia, al ver que la primera sesión era antes del mes, y yo no podía con mi agobio de madre novatil, luego lo he agradecido un montón, y tengo un recuerdo bien chulo de la miniwini. Ya lo de la súper miniwini es otro tema, que ya sabemos que eso de que los segundos hijos salgan solos en las fotos es casi misión imposible…

NO- Un calientabiberones

No conozco a nadie que se haya hecho con un artilugio de éstos. Y es que cuando un bebé tiene hambre, lo quiere rapidito, y lo de esperar unos cuantos minutos hasta que la leche llegue a la dichosa temperatura te estresa a ti, al bebé y al vecino que vive debajo tuyo con los berridos que se gasta el ansiaso comensal.

Lo sé, no es bueno exponer el bibe a altas temperaturas, pero si la miniwini es de fast food, no queda otra…

SÍ – Lámina personalizada

Sí, ya lo sé, eres la madre, y no necesitas nada que te recuerde el día, el peso, los centímetros o la cantidad de pelo en gramos que tú melocotoncito tenía en la espalda al nacer, y menos quién es el padre de la criatura, aunque a veces esto viene bien para callar bocas de algunas suegris…

Pero, ¿a que es verla y morir de amor? Puedes colocarla en algún rincón bonito de la casa o en la habitación del peque, que te aseguro que lo inundará de ternura. Es una opción personalizada y con un presupuesto ajustado.

regalo recién nacido lámina

NO- Una pulserita con su nombre

Es un regalo que en los últimos años ha caído en desuso, pero por si acaso tienes algún familiar que quiera regalarle una pulserita, párale los pies. La joya en cuestión acabará enterrada bajo las lorcitas de la muñeca del pichoncete, llegándole a hacer incluso rozadura.

Y es que esos pliegues son como el Triángulo de las Bermudas, cosa que dejas ahí, desaparece.

¿Qué te han regalado con el nacimiento de tu retoño / retoños que te pareció super útil o especial?

Y al revés, ¿recibiste algún regalo al que no le has dado apenas uso?

Si estás pensando en encargar una lámina personalizada, puedes hacerlo a través de aquí.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

4 comentarios en “Qué regalar y no regalar a un recién nacido

  1. cristina

    Yo conozco gente q si usa el calienta biberones siempre tienen agua puesta y saben q cuando lo necesiten siempre esta a la misma temperatura. No ha sido mi caso q yo casi siempre le he dado a mi hijo la leche del tiempo y en verano fresquita.

    A mi el regalo en el que puse más cara de poner fue un termo de comida y ha estado en su caja metido 26 meses, hasta q el otro día salíamos a comer fuera y le sacamos provecho.

    Lo que peor me sienta es la gente que te regala ropa sin un ticket, no lo entiendo, puedes tener los mismos gustos o no, así que tu cumples con un regalito y luego la mamá que haga lo que quiera.

  2. Eva

    Agur, genial entrada, como siempre. Dos cositas. Pienso lo mismo de los calientabiberones. Pero ojo al dato: para mí, una de las cosas que me dieron la vida en los primeros meses fue la Bib’expresso de Béaba, vamos, una nesspresso de hacer biberones. En 40 segundos te sale en agua a 37 grados. Con mellizos que salían por la noche, ni te cuento que invento. Me dio la vida, te lo juro por un canguro. Una bomba. Poder hacer el bibe con un niño en brazos tan rápido y con la seguridad de que el agua está genial. Otro invento que me ayudó (y que yo creía que era una pijotada) fue la bañera tummy tub (vamos, el cubo transparente). Llenar la bañera, desaguarla y demás era un tostón infinito. Con el cubito se hacía todo en un pis pas y los niños, encantados. Y el peor regalo que recuerdo fue una planta tamaño palmera tropical que me mandaron a la habitación del hospital… Todo el mundo entrada y se quedaba pasmado. Me daba hasta sombra. Casi tenemos que contratar una grúa para llevárnosla. Algo falla cuando una de las preocupaciones en el hospital es el regalo de marras: a ver cómo carajo lo íbamos a sacar de allí, cargarlo, etc.

    1. ¡Hola Eva! Lo tuyo con la bibi-expresso es de alta tecnología, porque los 40 segundos entra dentro del tiempo para la fast food.

      Me ha hecho mucha gracia lo de tu planta para dotar a la habitación del hospital de un aspecto tropical, como encima son habitaciones tan espaciosas… es lo que mejor viene, media fauna ahí metida. Espero que por lo menos siga con vida en tu casa.

      ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.